¿Cómo conservar las zanahorias?

Comment conserver des carottes ?

En sopa, en puré, ralladas o en bastones, las zanahorias siguen siendo una de las verduras preferidas de los franceses. Hay que decir que su sabor ligeramente dulce los hace irresistibles. También son ricos en vitaminas, minerales y betacaroteno para un brillo saludable inmediato. Así que, para aprovechar al máximo su crujiente y bonito color, aquí tienes varias formas de conservar las zanahorias para que estén siempre en su mejor momento.

¿Cómo conservar las zanahorias en el frigorífico?

Para conservar las zanahorias el mayor tiempo posible, todo depende de las condiciones de almacenamiento. Zanahorias cocidas, zanahorias crudas, zanahorias orgánicas… En resumen, ¡aquí tienes todos los consejos que necesitas saber!

Zanahorias crudas

La conservación de las zanahorias crudas en el frigorífico depende principalmente de cómo se presenten inicialmente. Si las zanahorias fueron cosechadas en el jardín o son orgánicas, las partes superiores deben ser cortadas primero. Esto se debe a que la zanahoria intentará naturalmente alimentar a sus copas, lo que contribuye a que la zanahoria gaste energía para nada. ¿El resultado? Se ablandan demasiado rápido y pierden su color. Además, al ser ricas en vitaminas y nutrientes, las puntas de zanahoria ofrecen multitud de posibilidades de recetas, ya sea para una sopa de puntas de zanahoria, en un caldo o en un pesto.

Sin embargo, con las zanahorias del supermercado no tendrá este problema, ya que la parte superior ya está retirada. Para guardar las zanahorias en la nevera, primero hay que lavarlas y colocarlas en un paño limpio o en papel de periódico. Este es un truco para mantenerlos frescos y crujientes durante una semana en el cajón. La otra forma de conservar las zanahorias crudas es en un tarro hermético. Lo ideal es cortar las zanahorias en bastones para ahorrar espacio y añadir un poco de agua antes de meterlas en la nevera.

Zanahorias cocidas

¿Has preparado zanahorias para todo un regimiento? Que no cunda el pánico. También hay una forma fácil de guardar las zanahorias cocidas. Para conservarlos de forma óptima en el frigorífico, basta con colocarlos en una caja hermética, preferiblemente de cristal. Luego, recuerda comerlos en pocos días para que no pierdan su sabor.

¿Cómo conservar las zanahorias en el congelador?

Si tienes una gran cosecha o una inyección de supermercado, inevitablemente tendrás un excedente que almacenar. Afortunadamente, las zanahorias también pueden conservarse en el congelador siguiendo unas sencillas reglas. En primer lugar, hay que cortarlas en rodajas o rallarlas. A continuación, se escaldan durante 3 minutos en agua hirviendo antes de sumergirlas en agua helada en un cuenco. Para secarlas, coloque las zanahorias sobre toallas de papel para limitar el exceso de humedad.

Una vez secas, colocar las rodajas de zanahoria en una bandeja de horno, procurando que no se toquen. Coloque la bandeja en el congelador durante dos horas antes de transferir las zanahorias a una bolsa de congelación. Aunque este método de conservación de las zanahorias requiere cierta organización, pueden disfrutarse durante 10-12 meses.


También te gustará: